no está satisfecha

Foto: ANDINA

LOS TUGURIOS PERPETUOS

Sin brújula, sin bono, sin personal idóneo

Publicado: 2016-12-14


¿Tiene arreglo la tugurización de los barrios históricos de nuestras ciudades? Desde luego que sí. ¿Es un trabajo sencillo? Por supuesto que no. No existe ningún caso de éxito en los países de América Latina con sistemas democráticos, donde se haya renovado barrios antiguos y a la vez masificado la vivienda y propiedad, sin desalojos. Pero nada impide ser los primeros si se tiene la brújula indicando al norte, la metodología clara y los equipos correctos.

En países amigos existen casos de renovación urbana de zonas monumentales dedicadas a actividades comerciales, turísticas, financieras, institucionales, pero a vivienda masiva no. El Zócalo de México y el Centro de Quito son casos predominantemente referidos a comercio. El Pelourinho de Salvador - Bahía fue un fracaso, quiso mantener a las personas pero no transfirió propiedad y terminaron expulsadas. Cartagena en Colombia privilegió los desahucios. Panamá está iniciando un proyecto de renovación pero no lo ha enfocado a generar derechos de propiedad sino a saneamiento físico (alivio de pobreza no es lo mismo que capitalización).

Lima tiene uno de los más grandes, tugurizados, deteriorados y abandonados centros históricos de la región. ¿Desalojar o mantener a las familias posesionarias en sus casas? Esa es una falsa disyuntiva. No hay sustento social, urbanístico, cultural o humano que abone la tesis de los desalojos. Simplemente es inviable expulsar a 40 mil personas en el Rímac o 200 mil en Barrios Altos. Sería un genocidio urbanístico. De ahí la complejidad del tema.

Una diferencia entre el urbanista con formación arquitectónica y el jurista dedicado a los estudios sobre renovación de barrios informales, es que el primero privilegia volúmenes, paisaje urbano, usos y alturas, mientras que el jurista básicamente atiende personas, familias grupos sociales y toda su trama relacional. En esa medida, para el jurista no solo existen inmuebles o plazas declarados monumentos, sino un mundo de usos, costumbres, normas, pozos culturales e institucionales en forma de costumbres. El Rímac no es tradicional gracias a la Alameda de los Descalzos, lo es debido a la enjundia de su gente, a sus tradiciones criollas y vida social activa. Desalojar esas familias del Rímac sería vaciar el barrio de su carácter. Convertirlo en un parque temático, un artificio sustituible.

“Rímac Renace” fue el único proyecto de renovación de barrios históricos tugurizados que tuvo una finalidad integral: (i) generar propiedad y vivienda masiva entre los posesionarios, sin desalojos, (ii) hacer atractivo el modelo para las inversiones y (iii) rescatar el barrio con respeto de su carácter monumental. Solo en la zona histórica del Rímac, parte de la cual es patrimonio mundial de la UNESCO, existen 500 mil metros cuadrados de deterioro y 9 mil familias. La metodología es como una mesa de tres patas: (a) derechos de propiedad para los moradores, (b) renovación integral de los predios con recursos privados, y (c) apoyo del Estado con las licencias y algún bono o subsidio. Sin propiedad, el posesionario no se va a interesar en el proceso, mientras que con la promesa de propiedad va a ser el primero en poner el hombro, la seguridad, los ahorros y hasta la mano de obra. Liberar esos predios de sus actuales propietarios nominales es papel del promotor. Ese promotor existe en alguna parte sin duda. Pero su dinero llegará siempre que se le permita las densidades y los usos suficientes para un escenario de plusvalías razonables. En el caso de Rímac Renace, la cooperación del PNUD ayudó mucho a crear el marco teórico y la metodología, también la de la American Planning Asociation (APA), pero el Estado no invirtió un céntimo, tan solo acogió al proyecto en un ambiente de la Municipalidad del Rímac durante unos años. Rímac Renace es un ejemplo de metodología intensa y detallada. Pero se necesita un gobierno que de verdad quiera la renovación. Hace años no se ve ni oye nada coherente procedente del sector ni de la municipalidad. Hasta parecen querer la perpetuación de los tugurios.


Escrito por


Publicado en